Mantenimiento

El mantenimiento del computador es aquel que debemos realizar al  computador cada cierto tiempo, bien sea para corregir fallas existentes o  para prevenirlas.

El periodo de mantenimiento depende de diversos factores: la cantidad  de horas diarias de operación, el tipo de actividad (aplicaciones) que  se ejecutan, el ambiente donde se encuentra instalada (si hay polvo,  calor, etc.), el estado general (si es un equipo nuevo o muy usado), y  el resultado obtenido en el último mantenimiento.

Una PC de uso personal, que funcione unas cuatro horas diarias, en un  ambiente favorable y dos o menos años de operación sin fallas graves,   puede resultar aconsejable realizar su mantenimiento cada dos o tres  meses de operación, aunque algunas de las actividades de mantenimiento  pudieran requerir una periodicidad menor.

En cambio si la PC se usa más de 4 horas diarias, tiene mucho tiempo  de operación, se recomienda hacer un mantenimiento por lo menos una vez  al mes.

No debe considerarse dentro de esta actividad la limpieza externa y  el uso sistemático de cubiertas protectoras de polvo, insectos y  suciedad ambiental, ni tampoco la realización de copias de seguridad (backup), o la aplicación de barreras anti-virus, proxies o cortafuegos (firewalls) que dependen de las condiciones específicas de operación y entorno ambiental.

MANTENIMIENTO DEL PC

Se puede definir Mantenimiento del PC como una serie de  rutinas periódicas que debemos realizar a la PC, necesarias para que la  computadora ofrezca un rendimiento óptimo y eficaz a la hora de su  funcionamiento. De esta forma podemos prevenir o detectar cualquier  falla que pueda presentar el computador.

RAZONES PARA HACER UN MANTENIMIENTO AL PC

Las computadoras funcionan muy bien y están protegidas cuando reciben  mantenimiento. Si no se limpian y se organizan con frecuencia, el disco  duro se llena de información, el sistema de archivos se desordena y el  rendimiento general disminuye.

Si no se realiza periódicamente un escaneo del disco duro para  corregir posibles errores o fallas, una limpieza de archivos y la  desfragmentación del disco duro, la información estará más desprotegida y  será más difícil de recuperar.

El mantenimiento que se debe hacer, se puede resumir en tres aspectos básicos importantes, los cuales son:

  1. Diagnóstico.
  2. Limpieza.
  3. Desfragmentación.

DIAGNOSTICO

La computadora trabaja más de lo que normalmente se cree. Está  constantemente dando prioridad a las tareas, ejecutando órdenes y  distribuyendo la memoria.

Sin embargo, con el tiempo ocurren errores en el disco duro, los datos se desorganizan y las referencias se vuelven obsoletas.

Estos pequeños problemas se acumulan y ponen lento el sistema  operativo, las fallas del sistema y software ocurren con más frecuencia y  las operaciones de encendido y apagado se demoran más.

Para que el sistema funcione adecuadamente e incluso para que sobre  todo no se ponga tan lento, se debe realizar un mantenimiento periódico.

Asegurándonos de incluir en la rutina del mantenimiento estas labores:

  • Exploración del disco duro para saber si tiene errores y solucionar los sectores alterados.
  • Limpieza de archivos.
  • Desfragmentación el disco duro.

LIMPIEZA

Para garantizar un rendimiento optimo y eficaz de la computadora, debemos mantenerla limpia y bien organizada.

Debemos eliminar los programas antiguos, programas que no utilicemos y  las unidades de disco para liberar la memoria y reducir la posibilidad  de conflicto del sistema.

Un disco duro puede presentar diversas deficiencias, que casi siempre se pueden corregir estas son:

  1. Poco espacio disponible.
  2. Espacio ocupado por archivos innecesarios.
  3. Alto porcentaje de fragmentación.

Se debe eliminar los archivos antiguos y temporales. Además, entre más pocos archivos innecesarios tenga la computadora, estará más protegida de amenazas como el hurto de la identidad en Internet.

Cuando el espacio libre de un disco se acerca peligrosamente a cero,  la PC entra en una fase de funcionamiento errático: se torna  excesivamente lenta, emite mensajes de error (que en ocasiones no  especifican la causa), algunas aplicaciones no se inician, o se cierran  después de abiertas, etc.

Como factor de seguridad aceptable, el espacio vacío de un disco duro  no debe bajar del 10% de su capacidad total, y cuando se llega a este  límite deben borrarse archivos innecesarios, o desinstalar aplicaciones  que no se usen, o comprimir archivos.

Todas las aplicaciones de Windows generan archivos temporales.

Estos archivos se reconocen por la extensión .tmp y generalmente existe uno o varios directorios donde se alojan.

En condiciones normales, las aplicaciones que abren archivos  temporales deben eliminarlos cuando la aplicación concluye, pero esto a  veces no sucede cuando se concluye en condiciones anormales, o Windows  “se cuelga” o por una deficiente programación de la aplicación.

Estos archivos temporales deben borrarse del disco duro.

Existen otro tipo de archivos que pueden borrarse, y no son temporales: la papelera de reciclaje, el caché de Internet (windows\temporary internet files) y algunas carpetas que permanecen el disco después que se baja o se instala un programa.

El caché de Internet debe borrarse si resulta estrictamente  necesario, ya que después de borrado no podrán verse  las páginas  visitadas sin estar conectado.

Debe hacerse mediante la función explícita del navegador, y además ajustarse el tamaño del caché.

Un usuario experimentado puede intentar otras posibilidades, como por  ejemplo eliminar DLL duplicadas, instaladores, datos de aplicaciones  desinstaladas, etc.

Debe obrar con mucho cuidado cuando haga esta “limpieza profunda” y  si no hay plena seguridad de que un archivo en cuestión puede ser  borrado, no debe eliminarlo de la papelera de reciclaje hasta  comprobarlo, pudiendo reponerse a su ubicación original si resultara  necesario.

En general lo que se debe realizar son estas labores:

  • Eliminar los programas antiguos y archivos temporales.
  • Eliminar la información obsoleta
  • Asegurarnos de guardar de manera segura la información.
  • Eliminar las entradas de registro inválidas y los accesos directos dañados.

DESFRAGMENTACIÓN

De todos los componentes de una PC, el disco duro es el más sensible y el que más requiere un cuidadoso mantenimiento.

La detección precoz de fallas puede evitar a tiempo un desastre con  pérdida parcial o total de información (aunque este evento no siempre  puede detectarse con anticipación).

  • Alto porcentaje de fragmentación: Durante el uso de una PC existe un ininterrumpido proceso de borrado de archivos e instalación de otros nuevos.

Estos se instalan a partir del primer espacio disponible en el disco y  si no cabe se fracciona, continuando en el próximo espacio vacío.

Un índice bajo de fragmentación es tolerable e imperceptible, pero en  la medida que aumenta, la velocidad disminuye en razón del incremento  de los tiempos de acceso al disco ocasionado por la fragmentación,  pudiendo hacerse notable.

Todas las versiones de Windows incluyen el desfragmentador de disco.

El proceso de desfragmentación total consume bastante tiempo (en  ocasiones hasta horas), y aunque puede realizarse como tarea de fondo no  resulta conveniente la ejecución simultanea de otro programa mientras  se desfragmenta el disco, debiendo desactivarse también el protector de  pantalla.

CONCLUSIÓN

El problema es que las computadoras se han vuelto tan confiables y convenientes, que damos por hecho su operación eficaz.

Sin embargo, al igual que una casa o un automóvil, las computadoras ocasionalmente requieren atención.

Si se realiza las siguientes labores de mantenimiento con frecuencia la computadora funcionará de manera segura y sin problemas:

  1. Diagnóstico.
  2. Limpieza.
  3. Desfragmentación.

De todos los componentes de una PC, el disco duro es el más sensible y el que más requiere un cuidadoso mantenimiento.

Por esta razón periódicamente debemos utilizar el Scandisk u otro  utilitario para detectar si hay errores en el disco duro, y de haberlos  tratar de repararlo.

Una vez esto hecho procedemos a realizar una limpieza profunda de  todos los archivos innecesarios que ponen lento al sistema, tales  archivos son: programas antiguos, archivos temporales de internet,  instaladores de programas, entrada de registros inválidas, accesos  directos dañados, los archivos contenido en la papelera de reciclaje,  entre otros.

De esta manera conseguiremos una PC más rápida, eficiente, optima, segura y menos propensa a perder información.

image31